Los 3 errores más comunes que cometen las personas primerizas con sus gafas

Cuando es la primera vez que te mandan gafas y te las consigues seguro te pasan una de estas dos cosas: todo te parece extraño porque sientes que es un cambio muy grande o crees que es solo un elemento que debe tener por ahí para cuando leas o estés en el computador. 

Sea cual sea tu caso, es muy probable que cometas alguno de estos tres errores más comunes para los primíparos en el mundo de las gafas y de paso te vamos a contar cómo puedes solucionarlos. 

1. Se te va a olvidar dónde las dejas

Aunque las gafas sean un elemento tan pequeño, como son un elemento con el que nunca habías tenido que lidiar en tu cotidianidad y lo más posible es que las primeras semanas iniciales se te olvide dónde las dejaste, si las pusiste en la cajita o si sí la has usado durante el día. 

No queremos que te preocupes porque esto es totalmente normal y la manera más sencilla para combatir esta problemática es obligándote a ser consciente del objeto y ayudarle a tu subconsciente dejando tus gafas en lugares estratégicos. Te damos un ejemplo: 

Si te pasa que todos los días se te quedan las gafas en la casa, busca un lugar muy visible que esté cerca de la puerta de salida de tu casa o en un espacio que siempre mires cuando vas de salida (como una mesa) y trata de dejar tus gafas en ese espacio. O si te pasa que, en medio del trabajo, no te acuerdas en dónde las pusiste, asigna un cajón específico donde volverás costumbre meter tus gafas cuando no las estés usando.

2. Quitarte las gafas porque te indisponen  

Todos los cambios son difíciles y adaptarse a una nueva realidad tampoco, por eso entendemos que acostumbrarse a tener que usar gafas en ciertos momentos del día puede ser complicado, ¡pero no puedes rendirte!

Sí, te van a dar a veces dolores de cabeza y tal vez sientas que tu rango de visión se disminuye mucho cuando usas tus lentes, pero toda esa incomodidad será pasajera y estarás asegurando la salud de tus ojos a futuro y estarás previniendo dañarlos más.

3.No aprendes cómo cuidarlas bien 

Si saliste de tu óptica sin dejarte asesorar o sin poner cuidado a cuando te explicaron los cuidados que deberías tener con tus lentes, déjanos decirte que no te van a durar mucho. Y esto ocurrirá porque si no tienes cuidado, romperás el marco o rayarás los lentes en solo días; así que, para que entiendas cómo debes cuidar tus gafas, te damos a acá unas recomendaciones express: 

  • No limpies los lentes con camisetas o cualquier otro trapo que no sea el que te dieron en la óptica, ya que estos están hechos de un material especial y delicado que no los rayará en ningún momento. 
  • Para que la montura dure necesitas cuidarla y no dejar tus gafas tiradas en el primer lugar que te encuentres, por eso siempre trata de guardarlas dentro su caja cuando te las quitas, así al menos tendrás la seguridad de que estarán más protegidas. 

Ya aprendiste qué hacer, ahora solo debes hacerte consciente y dejar de cometer estos errores que a la larga solo están afectan tu salud visual y tu calidad de vida. Y si leíste este artículo después de haber dañado tus primeras gafas, ¡ven a nuestra óptica y encuentra el nuevo par que sí aprenderás a cuidar!

Deja una respuesta